“Incluso en la oscuridad se veía luz, como la que siempre hay sobre la nieve; y parecía que las ráfagas de nieve y los cendales de niebla adoptaran la forma de mujeres con largos vestidos flotantes…”

(Bram Stoker, Drácula)